Las subluxaciones vertebrales

La columna vertebral protege la médula espinal y envuelve los más de ¡100 billones de nervios que conectan el cerebro con todo el cuerpo! Debido al estrés diario desde que nacemos (mayormente físico y/o emocional), las vértebras de la columna pierden su alineación y buen movimiento. Esto se conoce como “subluxación vertebral”, situación que poco a poco tensa al cuerpo y presiona los nervios, causando desequilibrios y limitando nuestra vida (molestias, mala postura, problemas intestinales, irritabilidad, alteración del descanso, problemas en el embarazo, bajas defensas, etc.)

La quiropráctica: el reajuste natural

El quiropráctico es el encargado en detectar y corregir las subluxaciones vertebrales mediante las más de 150 técnicas quiroprácticas.

Así, al liberar los nervios de estas vértebras subluxadas, se podrá mejorar la comunicación del cerebro con el resto del cuerpo y con ello, las funciones del organismo (respiratoria, muscular, digestiva, inmunológica, etc.). El cuerpo es inteligente, sabe autoequilibrarse, y reforzar esa capacidad innata significa corregir la causa de su desequilibrio.

La sordera que originó la Quiropráctica

La sordera de Harvey Lillard

En 1895, en Iowa (EEUU), Daniel David Palmer trató al conserje de su edificio, Harvey Lillard, que había perdido audición en un oído tras un accidente en la mina 17 años antes. La columna vertebral de Lillard había crujido en aquel accidente, y Palmer detectó una vértebra mal alineada. Se centró en ella, y durante varias sesiones se dedicó a moverla hasta recuperar su posición y su movimiento.

Sorprendentemente, Lillard recuperó casi la totalidad de la audición. Tras investigar la relación entre la columna, el sistema nervioso y el resto de funciones corporales, Palmer y otros científicos concluyeron que las vértebras desalineadas (o subluxadas) pueden afectar a los impulsos nerviosos, afectando a los órganos y tejidos a los que se dirigen los nervios.

Nacía así una disciplina centrada en potenciar la salud desde dentro del propio cuerpo (sin necesidad de medicamentos ni cirugías); una profesión sanitaria enfocada en la salud más que en el tratamiento de enfermedades. "Existe una gran diferencia entre tratar un problema y corregir la causa" (D.D. Palmer).

Causas físicas

Accidentes, golpes, malas posturas, embarazo, caídas, levantar peso, impactos deportivos, etc.

Causas químicas

Alcoholismo, mala nutrición, contaminación, tabaquismo, abuso de medicación, etc.

Causas emocionales

Tensión, depresión, conflictos personales, problemas sentimentales, tensión laboral, pérdida de un ser querido, etc.